Magia y buenaventura con Mäbu en Ciudad de México

Por: Fernando Pérez
Fotos: Comunidad 18

     Con un nuevo disco bajo el brazo, con las maletas cargadas de ilusiones por presentar este nuevo álbum en México es como María y Txarlie de Mäbu llegaban a México para, en ocho conciertos, mostrar en directo «Buenaventura».

Recorrieron 5 ciudades antes de llegar a la capital del país. Monterrey y León los recibieron con emoción llevándose muchos recuerdos a cuestas de una primera vez; Guadalajara, Morelia y Puebla escucharon atentos nuevamente su música; Ciudad de México esperó ansiosa para recibir la atmósfera musical de «Buenaventura».

María y Txarlie esperaban con ansias este concierto, un show donde sabían la mayor cantidad de fans estarían presentes y así fue porque una hora antes de poder ingresar al concierto la fila de seguidores comenzaba a crecer, desde aquellos que ya los venían siguiendo de años atrás a los que se han ido sumando a este grupo, todos esperaban el momento para ingresar y sentir como la música de Mäbu los envolvía.

Pasadas las 10 de la noche, con el público dentro del Caradura y tras escuchar la música en directo de Tania Barbará (invitada para abrir el concierto), el telón se abrió, los primeros acordes comenzaron a sonar y María junto a Txarlie iniciaron una noche llena de alegría.

Desde que salieron a escena, se podía sentir como el ambiente cambiaba, como aquel mundo mágico al cual transporta la música de Mäbu comenzaba a emerger de todos los rincones oscuros del Caradura. Canción tras canción, aplauso tras aplauso, la BuenaEnergía de los presentes comenzaban a iluminar y a dar vida a cada palabra de agradecimiento de parte de María, a cada petición musical del público, vida que emocionaba y contagiaba de alegría, vibra que sólo en un concierto de Mäbu se puede sentir.

La velada mágica musical no podía estar completa sin la presencia de dos invitados, Tania Barbará y Rodrigo Robles fiel compañero de Mäbu en México, y que durante esta noche interpretó junto a María y Txarlie una canción en homenaje a Sergio Blanco padre de María, fallecido hace dos años, además de cantar una infaltable de estos artistas: Paralelo.

Se creó mucha magia gracias a la dulce voz de María, a las guitarras armoniosas de Txarlie, a la energía y cariño que tiene el público hacia estos dos artistas. La Buenaventura nos sonrío y nos regaló una noche mágica de esas que quedan grabadas en la memoria, que ni estando A solas, ni con El Caimán a un lado nos dejan con Cara Triste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.